Iztaccíhuatl y Popocatépetl

1.jpg

Durante cinco años continuos, la expedición Parque Nacional Izta-Popo fue un acercamiento etnográfico a los distintos sitios de culto y veneración en los volcanes, acompañados por los especialistas rituales o tiemperos. Los tiemperos o trabajadores del temporal son los encargados de los templos sagrados para el control del granizo y la helada, del huracán, el arcoíris y la lluvia; templos escondidos en los rincones de la montaña. Su elección es de carácter “divino”; y se manifiesta mediante la caída de un rayo,
por mensajes descifrados a través de sueños o por padecimientos y enfermedades de naturaleza “fría”. Cada 3 de mayo se recrea una relación de reciprocidad entre el campesino de la región y las fuerzas que animan los fenómenos meteorológicos a través del ritual, fiesta ancestral que oculta un modo original de concebir el universo.


Para más información sobre esta expedición véase el video documental de: Margarita Loera Chávez y Peniche (coordinación académica), Ramsés Hernández, Antonio Sampayo y Eduardo Zafra: Allende los volcanes: Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Sueño y ritual en el culto a la montaña, México, Producciones Psilocybe Aztecorum, 58 min.